Carlos Garcia Orjuela

www.carlosgarciaorjuela.com

Sábado, 24 Feb 2018

La pasión en Colombia

Domingo 16 de Marzo de 2003. Cartagena, Diario El Universal - Bucaramanga, Vanguardia Liberal - Ibague, El Nuevo Día.
 
Por Carlos García Orjuela

El pasado 5 de marzo fue miércoles de ceniza. Inicio de la cuaresma, días que la cristiandad consagra al ayuno, a la penitencia y a la reflexión. El Gobierno, los dirigentes nacionales y los responsables de la economía deberían celebrar su propia “cuaresma”.

Cuando los programas del Gobierno son adecuados y aciertan, los resultados nos benefician y si son equivocados los perjuicios también los padecemos todos los ciudadanos. Por consiguiente, son temas de interés general en los cuales su desarrollo y consecuencias suscitan el debate público. Esto fue lo que sucedió la semana pasada en el Foro Hacia una economía sostenible, en cual participó el  premio Nóbel Joseph Stiglitz, quien afirmó que la política aperturista, impuesta hace más de una década por el Fondo Monetario Internacional, era responsable de la caída del crecimiento y del altísimo endeudamiento de América latina. Los análisis y críticas allí expuestas nos llevan a concluir que es necesario corregir y modificar el modelo económico para que la pobreza no siga aumentando. Como dijo Stiglitz  “reformar las reformas”, principalmente ofreciendo crédito barato, subsidiando el valor de nuevas tecnologías y lo más importante regulando los mercados, es decir, cambiando el rumbo de la apertura.

El ex ministro de Hacienda Rudolf Hommes,  responsable de instaurar la  liberación del mercado, de abolir el régimen de cambios,  de los efectos negativos de la apresurada introducción de normas  para la globalización,  respondió con burlas a los argumentos y  conceptos emitidos por el Nóbel de economía  y por los otros conferencistas. Con su acostumbrada soberbia descalificó a todos los asistentes y participantes, anotando con desprecio que al Foro sólo le falto Shakira y García Márquez, como si se tratara de un acto social. Ignora el ex ministro que las cifras de desempleo están en el 18%, la informalidad en el 32%, la deuda pública en 40 mil millones de dólares, el déficit fiscal no se reduce y el crecimiento económico, después de varios años de recesión,  es muy mediocre, 1.5% del PIB.

¿Cómo ha podido Colombia resistir gobernantes tan arrogantes?. Dirigentes o funcionarios del poder central que con actitudes despóticas descalifican agresivamente las opiniones ajenas y con un comportamiento propio de fanáticos no aceptan la discusión  ni el diálogo, no toleran la crítica y defienden sus ideas de la misma forma que lo hacen los fundamentalistas de otras latitudes aún ante la evidencia de los pésimos resultados por la aplicación de sus medidas.

Las altas Cortes, el Congreso y miembros de la oposición política son descalificados y señalados como enemigos de la democracia por ejercer las funciones autónomas consagradas en la Constitución Política,  que deberían ser respetadas ejemplarmente por quienes  gracias a ellas han sido designados en cargos de dirección.

Nuestro país registra el más alto índice de violencia y el segundo lugar en pobreza en el continente americano. Colombia padece, como única nación, al mismo tiempo de paramilitarismo y subversión, de narcotráfico, desplazamiento y corrupción. Para luchar contra estos flagelos es indispensable que la clase dirigente acepte las diferencias, respete el pensamiento contrario, promueva el debate democrático y dé ejemplo de tolerancia.

No hay victoria sin combate y para lograrla es necesaria la unidad nacional, aprovechemos la Semana Santa para que la reflexión nos señale el camino para alcanzarla.

Facebook Oficial Carlos Garcia Orjuela

Facebook Fanbox 1.5.x.0

Tenemos 123 invitados conectado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter