Carlos Garcia Orjuela

www.carlosgarciaorjuela.com

Sábado, 24 Feb 2018

Pensemos en pensiones

Domingo 10 de Noviembre de 2002. Cartagena, Diario El Universal - Bucaramanga, Vanguardia Liberal - Ibague, El Nuevo Día.
 
Por Carlos García Orjuela

En 1946 se crearon el ISS y CAJANAL con el fin de cubrir la salud, la invalidez y la vejez de los trabajadores del sector público y privado. En 1990 ya existían en Colombia más de 950 regímenes pensionales diferentes.

Pedro Zuluaga* trabajó 18 años como Inspector de Policía en un municipio de Cundinamarca, un día decidió participar en política apoyando la campaña de un candidato al Senado, quien posteriormente lo recomendó para el cargo de operador de sonido en la Corporación. A un año de completar el tiempo de contribución para obtener la jubilación logró canjear su cargo por otro en la unidad de apoyo legislativo de un congresista nuevo y sin funciones precisas le asignaron un pago mensual de 8 salarios mínimos. Hoy Pedro recibe $1.900.944 mensuales de pensión igual que otros 239 retirados con cargo al Fondo de Previsión. Juan Domínguez* tiene  40 años de edad,  hace parte de los 52.000 pensionados de la Policía Nacional y mientras una compañía de vigilancia privada lo contrata, pasa las tardes jugando domino.

Con el esquema actual las finanzas públicas no resisten indefinidamente el pago de las pensiones, cuyo pasivo supera el 200% del PIB y la cobertura de la población económicamente activa es apenas del 20%. Un país como Italia con el mismo pasivo pensional cubre el 90% de su población.

El Gobierno del Presidente Pastrana al firmar el Acuerdo Extendido con el Fondo Monetario Internacional, en 1999, se comprometió a expedir la Reforma Pensional, pero el enfrentamiento entre el Ministro de Trabajo Angelino Garzón, quien defendía la permanencia de los regímenes especiales y el Ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, quien exigía su modificación, sólo permitió la aprobación del proyecto de reforma en primera vuelta, al final de la legislatura. El Gobierno Nacional desaprovechó la voluntad política del Congreso y el país perdió la oportunidad de corregir tres años atrás el desequilibrio. Hoy no sería tan necesaria la imposición de más tributos.

Los principios de solidaridad, equidad y viabilidad financiera para un Sistema Pensional no serán realidad si continúan vigentes tantos regímenes diferentes como entidades existen.

El Sistema es inequitativo, Caprecom por ejemplo, con doce mil millones paga a 12.860 jubilados un promedio de 3 salarios legales y al mismo tiempo a otros 1.100 pensionados, a cada uno le entrega $3´600.000  mensuales.

La solidaridad consiste en que quienes más ganan aporten para financiar las pensiones de la franja poblacional de escasos ingresos porque la mesada debe garantizar una vida digna y no simplemente el cumplimiento de una ley sin asegurar el pago de las necesidades mínimas. Pero también, que la pensión se disfrute, la ley no debe permitir que una vez lograda y con el propósito de reajustarla se aplace indefinidamente el retiro obligatorio impidiendo el acceso de  jóvenes a esos puestos de trabajo.

Si Colombia tuviese un régimen pensional financieramente viable combinando edad mínima de jubilación, cantidad de años laborados, tasa de cotización, tasa de reemplazo y eliminando los regímenes especiales hace tiempo habría disminuido el déficit fiscal.

La gran mayoría de los países financian su Presupuesto con el ahorro de los fondos mutuales, pero en Colombia sucede todo lo contrario: con el producto de los impuestos se financia el pago de las mesadas pensionales.

El pueblo de Colombia confía en que el Congreso y el Gobierno expedirán la Reforma que el país necesita.

Facebook Oficial Carlos Garcia Orjuela

Facebook Fanbox 1.5.x.0

Tenemos 125 invitados conectado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter