Carlos Garcia Orjuela

www.carlosgarciaorjuela.com

Sábado, 24 Feb 2018

La tecnocracia al banquillo

Domingo 12 de Enero de 2003. Cartagena, Diario El Universal - Bucaramanga, Vanguardia Liberal - Ibague, El Nuevo Día.

 

Por Carlos García Orjuela

Hasta los inicios de la década del 60 del siglo pasado, los profesionales formados en el humanismo europeo eran los admirados y nombrados en los altos cargos de decisión y con poder en el Gobierno Nacional.

Entre los economistas de la escuela de Londres recordamos al profesor Antonio García, fundador de la facultad de ciencias económicas de la Universidad Nacional y al Cofrade Palacio Rudas quien fuera miembro de la Asamblea Constituyente, Ministro de Hacienda, Senador y dirigente cafetero. El maestro Darío Echandía podía pasar de la cátedra a ocupar los cargos de ministro de Gobierno, Senador, Presidente o Gobernador. La lista es larga y figuran nombres de todos los rincones del país, quienes escribían y participaban en la discusión entre libre mercado o economía planificada, sobre los fundamentos del Derecho y demás artes liberales. Conocían varios idiomas y hablaban en los foros internacionales en representación de Colombia.

Todos ellos disfrutaban con la geografía del país, lo conocieron casi a lomo de caballo, distinguían de memoria los platos típicos de cada región y agradecían con admiración y respeto la amistad que las gentes de municipios y veredas les brindaban. Sabían de los anhelos y frustraciones regionales y así se decidía el destino de la inversión pública; de esta manera se construyeron las hidroeléctricas y los aeropuertos, se colocaron los rieles del ferrocarril del Atlántico, se perforaron los túneles de Medellín a Puerto Berrío y se levantaron la refinería en Mamonal y el puente Pumarejo en Barranquilla. En cada región se invirtieron recursos y esfuerzos de la Nación para buscar el progreso y la paz, sin demasiado cálculo micro econométrico.

Después de 1960 comenzaron a aparecer los tecnócratas, quienes a falta de doctorado llegan con sus cartones de maestría en administración de negocios. El debate teórico se colmó de cifras, que entre más intrincadas parecerían más sabias: índices, tasas, calificaciones de riesgo, curvas de crecimiento, devaluación, inflación, deflación, etc. Los centros de poder se llenaron de tecnócratas y el Estado se convirtió en un paquidermo, creando para cada cuestión y para cada materia un Instituto (Idema, Incora, Inat, Inpa, Icetex, Icfes, Dane, Insfopal, ICA, IFI, Findeter, Finagro, DRI, Plante, Fonade, etc.). Son 180 entidades descentralizadas del Gobierno.

 En cada una de ellas se han empastado estudios, análisis y proyectos que rebosan los anaqueles y congestionan los despachos oficiales. No existe tema o hecho sobre el cual no se haya realizado un foro o seminario que le dé ocupación al tecnócrata y le permita presentar cuadros y gráficas con medios electrónicos cada día más sofisticados.

Ahora que el Presidente Uribe anda de gira, realizando las audiencias comunitarias, será útil para Colombia si la mayor cantidad posible de tecnócratas lo acompañan. Podrán conocer de cerca las necesidades de los habitantes de Leticia, apreciar el significado de soberanía nacional frente a las múltiples peticiones de los habitantes de San Andrés y Providencia, aplicar sus conocimientos para resolver la miseria en que viven los pobladores del Chocó y el 50% de los colombianos.

Con las facultades extraordinarias para cambiar el Estado, el Presidente podrá realizar la reestructuración y reducción de ministerios y entidades pero no se debe olvidar que lo urgente es la conformación de un Estado eficiente para lo cual se requiere la preparación de una burocracia que piense diferente.

Facebook Oficial Carlos Garcia Orjuela

Facebook Fanbox 1.5.x.0

Tenemos 131 invitados conectado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter