Carlos Garcia Orjuela

www.carlosgarciaorjuela.com

Sábado, 24 Feb 2018

El cumpleaños del "Gordo" Melo

Domingo 29 de Diciembre de 2002. Cartagena, Diario El Universal - Bucaramanga, Vanguardia Liberal - Ibague, El Nuevo Día.
 
Por Carlos García Orjuela

El suceso más comentado recientemente fue el aniversario del periódico “El Nuevo Día”. Sería fácil llegar a cumplir 100 años, pero qué difícil es completar el primero o alcanzar los 10 años de vida de un diario. Nacido en Ibagué con el esfuerzo de accionistas nacionales, continua afrontando la reseción económica y los ajustes por la devaluación. En Colombia, el papel prensa es importado.

Desde el primer día, el Señor Director le imprimió sello regional, los hechos municipales son noticia, así como los judiciales y sociales. Diariamente quedan registrados los pasos de una historia. También resuena lo importante de lo nacional e internacional.

El Nuevo Día nos mostró la conquista del monte Everest, en la frontera de Nepal con el Tibet, a 8.840 metros sobre el nivel del mar, por un equipo de colombianos y con un ibaguereño a la cabeza. Destacó el éxito literario de Alvaro Mutis y de la pintura neoclásica de Darío Ortiz Robledo y ha hecho alarde de los encantos antimonetaristas y monotemáticos del Senador Robledo, tan admirados por el periódico.

Los columnistas de Ibagué y los de otros lugares del país o del exterior han tenido cabida, los más destacados nos ilustran desde ultramar con sus sabias experiencias y nos permiten descubrir, al revés, el Viejo Mundo, aprendiendo sobre lo que hoy llaman: Derechos Humanos de Tercera Generación, tan escasos en los tiempos que corren y sobre todo después del decreto de conmoción para la defensa de la democracia, en este nuevo país de la “libertad y orden”. Abundan las clases de judaísmo y los ejemplos del privilegio terrenal de ser hijos de David, herederos de la generosidad y del desprendimiento material. Mi columnista preferido, también escribe en envidiable estilo para el Nuevo Día, el Gran Camilo, que ha sabido pasar de la revolución clandestina, al lado del inmolado comandante “papito”, a ser seguidor de las dulces consignas neoliberales de la primera alcaldesa de la ciudad. Aclaro, siempre buscando el bien común y la protección de los necesitados, sin haber jamás renunciado a los caros principios de honradez.

Las buenas caricaturas han consignado, con humor ácido y acertado trazo el suceso relevante, reafirmando que vale más una ilustración que mil palabras y que cuando quisieron confundir en el dibujo al gato con la liebre, fueron borrados de un plumazo. Hay está el señor Director.

Como vigilante de los derechos de la comunidad, El Nuevo Día, ha descorrido los velos de la impudicia oficial, y en defensa de la sociedad ha investigado e informado con el más fino relato los abusos de poder, trasladando al conocimiento de la opinión pública los actos de corrupción que se cubrían con las cortinas del palacio de los gobernantes.

En diez años, nunca, El Nuevo día ni el Señor Director han claudicado ante las amenazas, ni de los poderosos, tampoco de los bandidos y menos a las proferidas por los delincuentes de cuello blanco, que han pretendido en vano utilizar a la justicia como su aliada. Independiente y veraz el periódico no participa del coro de los aduladores.

La prensa contribuye al mantenimiento de las costumbres virtuosas, apoya la cultura, fortalece las tradiciones, protege a los individuos y le da entusiasmo y vitalidad a la comunidad.

En estos diez años El Nuevo Día ha ampliado su contenido, es testimonio del presente y referencia de nuestro pasado. Sin complejos de provincialismo ha adquirido el sentido de lo universal y es un hecho que en su versión “on line” también juega “su papel”

Facebook Oficial Carlos Garcia Orjuela

Facebook Fanbox 1.5.x.0

Tenemos 76 invitados conectado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter