Carlos Garcia Orjuela

www.carlosgarciaorjuela.com

Miércoles, 23 May 2018

Hagamos algo urgente (Los Desplazados de hace 50 años)

Domingo 27 de Octubre de 2002. Cartagena, Diario El Universal - Bucaramanga, Vanguardia Liberal - Ibague,
El Nuevo Día.

 

Por Carlos García Orjuela

Revisando los viejos papeles de mi casa paterna, en Icononzo, encontré un “salvoconducto” firmado en 1952 por el jefe conservador. Gobernaba a Colombia Laureano Gómez quien no tuvo contendor por la huida de los liberales, unos para México o España otros para la montaña con rifles y escopetas. Aquel documento,  más valioso que la cédula o las escrituras notariales, autorizaba el desplazamiento de una vaca “blancorijinegra” y recomendaba a los retenes militares “dejarlas pasar”, el propósito de mi mamá, en nuestro éxodo, era el  cargar con la leche para todos mis hermanos.

La crueldad de la violencia, nos empujo, como a  miles de colombianos de los años 50 y principios de los 60s del siglo pasado, hacia las capitales. Así crecieron Bucaramanga, Barranquilla, Cali y Bogotá . De los Santanderes, los Llanos Orientales, del Tolima, de todas partes llegaban más familias. Como inquilinos nos acomodamos, un cuarto de dormir era todo lo que se  tenía por residencia.

En 1958 se restauro la democracia, el Presidente Alberto Lleras ordeno la edificación de escuelas y aumento el cupo en las universidades públicas. En cooperación con la “Alianza para el Progreso” se construyeron barrios enteros para una clase media en formación. Los partidos políticos, a diferencia de hoy, se disputaban el apoyo de la recién llegada población con propuestas sobre las obligaciones del Estado en lo Social. De verdad, no era difícil para un niño pobre pasar de la primaria a la universidad oficial; la UIS, la Universidad Nacional, la de Caldas, del Atlántico, del Valle, se llenaron con hijos del desplazamiento de los 50 y 60s. El valor de las matriculas, en esencia insignificante, no se contabilizaba. El Congreso de Colombia, de aquel período, decretó que como mínimo el 10% del Presupuesto General de la Nación se destinaría a la educación.

Colombia tiene una larga experiencia sobre el desplazamiento interno. La realidad más que las cifras nos muestra familias enteras desplazadas, en los semáforos, en las esquinas, en los parques, en terrenos invadidos,  viviendo en “cambuches”. Desplazados apiñados en las comunas más pobres y sin servicios. De las aglomeraciones marginadas de ayer nacen hoy, Siloé en Cali, la comuna 13 en Medellín y Ciudad Bolívar en Bogotá. Dos millones y medio de seres humanos desplazados, más de la mitad niños en edad escolar. ¿Cuál será el futuro de las 500.000 niñas desplazadas?, ¿Cuál será el futuro de los 500.000 jovencitos desplazados?

Hagamos algo. El Plan de Desarrollo del Gobierno Uribe debe incluir un programa centrado en educación para desplazados. El Congreso debe legislar para atender los hijos de los desplazados. Hoy, no son suficientes los recursos de Naciones Unidas, los programitas de la Red de Solidaridad y la Oficina de la Presidencia muy poco pueden. ¿Y los Partidos Políticos?. Ahora atareados en las pensiones y el referédum, llegará el momento de contar con ellos!.

Evitemos que las niñas desplazadas queden embarazadas antes de los 15 años de edad o se hundan en la prostitución, impidamos que los niños desplazados sean víctimas del crimen organizado, del sicariato, de las drogas o de la esclavitud disfrazada.

Hagamos algo Urgente.

No hay pueblos superiores ni humanos inferiores. Existen naciones educadas y otras ignorantes. La ignorancia es igual a la pobreza. La diferencia entre naciones ricas y naciones pobres se fundamenta en el nivel de educación, conocimientos, ciencia y tecnología. Hagamos algo urgente.

Facebook Oficial Carlos Garcia Orjuela

Facebook Fanbox 1.5.x.0

Tenemos 62 invitados conectado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter